sábado, 23 de agosto de 2008

Mi gula indomable

Aprovechando que hasta septiembre no empiezo en el GYM estos restos de agosto se está convirtiendo en un placer orgásmico absoluto.
Hacia miles de años que no me permitía semejantes “delicatessen”. Fue tal mi alegría “pre-me lo como to” que le hice una foto para recordarlo en mis horas bajas….




P.D= Creo que lloré

5 comentarios:

Lileth dijo...

Hace cosa de unos diez o doce años, mis tíos malagueños me llevaron a cenar a un restaurante vietnamita en Torremolinos.

Aún tengo los sabores exóticos en el paladar... Y creo que lloro al recordarlo.

La gula es un placer, por eso es un pecado.

Treintañera dijo...

Siempre me ha encantado la comida y disfruto cada bocado que doy, nunca como por comer, porque sea la hora y deba cumplir con las rutinas. Cada bocado, lo celebro como un regalo divino. Que pena de metabolismo lento!!!
Por cierto lileth, nunca he ido a un vietnamita...empezaré a buscar uno cerca antes de que llegue septiembre, ja..ja!

Y si lo confieso:
"Soy una pecadora", hasta septiembre...claro!

Dinámico dijo...

Whaaaaaaat??!! Con esa foto... da gusto entrar a leerte!! :)

Besazos!!

Sunny von Bülow dijo...

Mnnnn, madre mía madre mía a esos manjares no hay quien se resista, te compadezco pero tb mando mucho ánimo por el comienzo del suplicio de Septiembre.

Ánimo apañera!!!

Treintañera dijo...

Dinamico;
lamento decirte que haata dentro de unos 4 meses no volverás a ver fotos como ésta, a menos que me quede como la schiffer en estos días, cosa que dudo muchíiisiiimo. Pero bueno, te pondre otras de unas ensaladas buenisimas (que penita me doy!!)